COMUNICADO DE PRENSA

Kuala Lumpur, 22 de Septiembre de 2017

Conclusión de la Sesión sobre

Crímenes de Estado cometidos en Myanmar contra Rohingyas, Kachins y otros grupos

Univesidad de Malaya, Facultad de Derecho

La Sentencia presentada el 22 de septiembre de 2017 por el Panel de Jueces de esta Sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) es el producto de un largo trabajo de investigación, que ha incluido el monitoreo de los numerosos informes publicados y, especialmente, las audiencias públicas formales realizadas en Londres, el 6 y 7 de marzo de 2017, y en Kuala Lumpur, desde el 18 hasta el 22 de septiembre 2017.

La deliberación de los siete Jueces es muy detallada en el análisis de los hechos y en su calificación jurídica, de acuerdo con los instrumentos y criterios reconocidos del derecho internacional:

el Estado de Myanmar es plenamente responsable del crímen de genocidio contra el pueblo Rohingya y además es responsable de la intención genocida contra los Kachins y la minoría musulmana, y más específicamente por crímenes de guerra contra los Kachins y crímenes de lesa humanidad contra los Kachins y los grupos musulmanes.

La plena responsabilidad del Estado de Myanmar por los crímenes mencionados es más execrable por la total impunidad y la ausencia sustancial de un sistema judicial, siendo éste totalmente dependiente del Gobierno militar, que es, de hecho, el único poder existente.

La calificación del genocidio corresponde al más alto nivel de responsabilidad penal y sus fundamentos se analizan y documentan en todos sus aspectos: en las políticas sistemáticas de discriminación y eliminación física, en la negación activa de la identidad y la cultura, incluso en la prohibición de utilizar el término Rohingya. Los testigos oídos en Londres y en Kuala Lumpur testificaron tanto en audiencias públicas como en sesiones a puerta cerrada (para proteger su identidad y por razones de seguridad). Junto con los informes de expertos internacionales (procedentes de Bangladesh, Reino Unido y Estados Unidos) y la contribución de un equipo de fiscales muy competentes, las víctimas han aportado pruebas de la utilización sistemática de todo el espectro de atroces violaciones del derecho a la vida y a la dignidad: la violación de las mujeres fue la más visible, junto al asesinato y a la quema de niños y ancianos,  a la torturas y a los actos incluidos en las definiciones de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

El TPP es la expresión de la necesidad y el deber de reaccionar de parte de la sociedad civil, para dar a las víctimas su identidad como sujetos que deben ser reconocidos como tales y defendidos por la comunidad internacional.

El panel de Jueces ha concluido su labor con la Sentencia que se transmitirá a las autoridades de Myanmar ya los organismos y actores internacionales. La Sentencia incluye una lista bien definida de recomendaciones que deben aplicarse para: detener el proceso genocida en curso contra los Rohingyas y evitar el genocidio contra los Kachins y los otros grupos musulmanes.

Cabe mencionar que el Gobierno de Myanmar ha sido debidamente informado de los procedimientos del TPP y de sus derechos de defensa. Nunca respondió ni aceptó comparecer ante el Tribunal.

 

El Panel de los Jueces:

Daniel Feierstein (Argentina)

Zulaiha Ismail (Malasia)

Helen Jarvis (Cambodia-Australia)

Gill H. Boehringer (Australia)

Nursyahbani Katjasungkana (Indonesia)

Shadi Sadr (Iran)

Nello Rossi (Italia)

""