La tragedia del pueblo afgano, cuyas imágenes han ocupado las noticias y los escenarios políticos mundiales en las últimas semanas, tiene raíces profundas y antiguas, que coinciden con las primeras actividades del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP). Las dos sesiones de Estocolmo (1981) y París (1982) fueron convocadas por representantes de la sociedad civil europea que, en apoyo de las poblaciones expuestas a la invasión soviética, no aceptaron el doble chantaje de una guerra de liberación del subdesarrollo social y económico en el país en nombre del socialismo soviético, por un lado, y una resistencia apoyada por el mundo occidental portador de la civilización y la democracia, por el otro. En la lógica de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos, verdadero Estatuto del TPP, era necesario en aquel momento dar voz y poder de juicio a los representantes de la resistencia – expuestos también a armas internacionalmente prohibidas (bombas químicas y de juguete) – y a grupos que pedían la autodeterminación, en oposición a la perspectiva indicada por los acuerdos Balfour, que veían el país en lugar de intercambio-conflicto para las potencias internacionales del momento.

La guerra desatada 20 años después por Estados Unidos – con el apoyo de todos los países de la OTAN y de los regímenes árabes aliados, con la excusa de combatir un terrorismo “islámico” que había llevado al 11-S, y para entrar aún más directamente como protagonistas en el escenario bélico ya abierto con la guerra de Irak de 2001 -, termina con una derrota político-militar innecesariamente disfrazada de victoria sobre el  terrorismo y que no tiene nada “religioso” a lo que referirse creíble. Como el TPP ha documentado repetidamente en sus últimas sentencias sobre la guerra (2002), el genocidio del pueblo Elam Tamil (2010-2013), el pueblo rohingya (2017), el genocidio político del pueblo colombiano (2021), solo las estrategias que vean el reconocimiento de los pueblos como sujeto de derecho a la autodeterminación y al desarrollo en paz pueden representar la salida, difícil, pero necesaria.

Las respuestas centradas en muros que, en nombre de la seguridad, continúan la misma lógica de la guerra, no son posibles y están generando más violaciones al derecho a la vida de poblaciones cada vez más frágiles. Reconocer la inviolable dignidad de las víctimas a un futuro pacífico implica un cambio de paradigma en la lógica de interpretación del derecho internacional, para que sea al servicio de los pueblos y no instrumento utilizado arbitrariamente, por intereses geopolíticos y económicos, por la comunidad de los Estados.

La tragedia en curso contra el pueblo afgano requiere algunos pasos en la siguiente dirección:

  • Reconocer, sin restricciones, y apoyar con todos los medios, el derecho del pueblo afgano a una migración protegida en países que lo acojan y no lo rechace con la violencia ilegal e ilegítima de los muros físicos y legales. Los costos de esta bienvenida son infinitamente menores que los de la continuación de lógicas, prácticas, mentiras de guerra.
  • Garantizar específicamente la protección de la población femenina, que vuelve a estar expuesta a un verdadero genocidio. Es una prioridad de responsabilidad directa e irrenunciable de todos los actores institucionales, por las implicaciones sobre las mujeres y las menores afganas, y para dar un signo de paz y esperanza a todas las mujeres del país que tienen en Rojava un ejemplo increíble de resistencia y creatividad democrática.
  • Activar todas las iniciativas políticas y económicas para controlar el mercado de armas, que es lo que permite, por medios legales e ilegales, ese terrorismo que todos los Estados dicen que es el principal enemigo y que de hecho promueven como capítulo indispensable para sus intereses económicos y políticos.
  • Decir la verdad – víctima transversal del paradigma de la guerra – sobre las no democracias de Estados (no solo regionales) que están involucradas en el rechazo más generalizado de la paz y el derecho internacional como criterio de referencia para un futuro de de los pueblos de esa región. Está en juego la máxima credibilidad de un futuro que todavía se puede llamar humano.
""